Cuando hablábamos de Sagrada Familia es transportarse a los barrios del sur de la capital. Pero también es rememorar a uno de los equipos históricos del fútbol costarricense que está pronto a cumplir 50 años de fundación que milita en la Liga Nacional de Fútbol Aficionado y de donde salieron grandes figuras como Hernán Medford, Miguel Segura, Rodrigo Kenton o Róger Flores entre otros.

Aunque siempre se ha dicho que la zona es conflictiva, para Juan José Vargas Centeno, no todo es malo porque es cuestión de llevarse bien con las personas para no tener problemas. Este volante sagradeño, sale todos los domingos con la misma ilusión que sus ídolos lo hacían; esos que una vez corrieron por los colores rojiblancos de la comunidad.
Y es que Vargas es el encargado de llevar la manija en el medio campo de Sagrada, en la Primera División de LINAFA y asegura que lo hace por puro amor a la pues desde muy pequeño pertenece a la institución.
“Arranqué como junta bolas cuando tenía como 6 años, soy de los pocos que vivimos en el barrio y que sentimos esa emoción grandísima cuando nos ponemos la camiseta del equipo”.
Este padre de familia de dos pequeños y uno que viene en camino, no esconde su pasión por Sagrada Familia debido a que el primer trabajo que tuvo fue en el club pues su mamá tenía que velar por sus hermanos mientras que él la pulseaba
“bonito” para llevar plata a su casa.
“Siempre me quedaba recogiendo bolas o haciendo cualquier cosa que me generara dinero para que mami pudiera comprar leche o pañales”.
“Crecimos sin papá lo que nos obligó a redoblar esfuerzos para salir adelante”, comentó. “Siempre estuvimos rodeados por ambiente de muchos vicios pero gracias a Dios y a la fuerza de mi madre ninguno cayó en eso y más bien seguimos con más ganas”.
El volante es un gran fiebre del fútbol por eso ya tiene medido como combinar sus labores paternas, su trabajo como vendedor en una empresa telefónica y los entrenamientos y no fallar en ninguno.
“Salgo a las cinco del trabajo y me voy para mi casa, ayudo en lo necesario y a las 7 pm a entrenar, por dicha, mi esposa y mis hijos me acompañan para poder inculcarles la importancia de hacer deporte”.
Con su 1,54 de estatura, Vargas dribla a sus rivales con facilidad en la cancha, la misma que tiene para indicar y hacer un llamado a las autoridades para que inviertan màs recursos en su localidad para rescatar a muchos niños que andan en la calle.
“Nosotros tuvimos la suerte que mi mamá nos jalaba y que me refugie siempre en el deporte, hay muchos pequeños que no y es ahí donde el Gobierno debe ayudarnos más”.
Por eso el jugador ve con buenos ojos, la inversion que está haciendo la Municipalidad de San José al colocar grama sintética al estadio comunal. Rigoberto Sánchez Ávila, quién forma parte del equipo sagradeño, explicó que los trabajos van muy adelantados por parte de la empresa que ganó la licitación en la Municipalidad de San José.
“Lo que están haciendo es muy importante para la comunidad porque se va a poder utilizar el escenario deportivo a cualquier hora del día”.
“Pero no solo hay mejoras a la cancha también a los camerinos, construcción de algunas tapias que no existen y la reparación a la malla alrededor del estadio”, comentó Sánchez. “Esto para el barrio es un gran logro por su composición social, ya que ayudará a la liga menor , el equipo de damas y a nosotros como institución de los barrios del sur”, resaltó el dirigente.