Ni siquiera se habían podido sentar los aficionados que llegaron a la cancha en Canoas cuando comenzó la fiesta de goles entre el equipo de la casa y el Sporting Jk.

Y es que apenas habían transcurrido 20 segundos del comienzo del juego cuando el goleador Bryan Barrantes, ya había movido los cordeles a favor de los canoenses.

Después de ese tanto, de verdad que no se pudo detener la furia de ambos cuadros por perforar las redes. Uno tras otro fueron cayendo los goles. Imagínese que el primer tiempo quedó 4 a 3, ganando los locales.

Para el complemento, el panorama no varió. El tanteador siguió moviéndose constantemente para un definitivo 7 a 5 a favor de Canoas. En el juego ambas representaciones culminaron con diez jugadores, debido a que el central mostró la cartulina roja, una para cada uno.

El capitán de Canoas, José Rojas, explicó que el resultado obtenido es muestra de lo competitivo que es el certamen de Primera División de la Liga Nacional de Fútbol Aficionado. “Es un campeonato sumamente duro. Son muchos equipos y todos luchamos  contra muchos factores extra cancha”.

“La meta de Canoas es lograr el ascenso que hemos venido persiguiendo desde el 2014 que llegamos a la final”, comentó.

Rojas aseguró que los han acompañado hasta el momento buenas victorias porque “el equipo ha venido de menos a más y estamos trabajando duro para llegar al primer lugar. Estoy seguro que vamos a mejorar en los próximos partidos para ganar el grupo”.