Estimados Seguidores:
Este fin de semana se desarrollaron las finales del Torneo de Liga Menor de LINAFA 2016. Una actividad que definió a los Campeones Nacionales en las categorías de novena hasta cuarta división respectivamente y en las que participaron organizaciones deportivas de diferentes zonas del país.
Una actividad familiar que nos permitió cumplir con nuestro objetivo de contribuir con el desarrollo del Fútbol Base y Aficionado.
En la octava división, nuestra liga debió tomar una decisión en la etapa de semifinales, debido a una situación que violentó el Reglamento que rige nuestros torneos.
Durante estos días hemos visto comentarios en nuestras redes sociales, ya sea, consultando sobre esta situación o quejándose sobre nuestro accionar en relación al caso del representativo Asociación Escuela Deportiva Rescatando Jóvenes Valientes de la comunidad de Cristo Rey en San José.
Lamentablemente, este equipo fue sancionado con la pérdida de los puntos de su último partido en la fase de semifinales, por lo que automáticamente quedaron sin posibilidades de participar en la final de esta división.
Esta decisión se tomó al comprobar que existió suplantación de jugadores por parte del equipo en mención. Tomando en
cuenta que existió más de una denuncia presentada por otros equipos, se desarrolló una investigación.
Los resultados obtenidos nos obligaron a tomar esta decisión, lo que conlleva a la aplicación de nuestra reglamentación vigente para estos casos, adicional a la pérdida de puntos se sanciona al entrenador, al asistente y al jugador involucrado.
Es importante destacar que nuestra intención es velar por el cumplimiento del Reglamento, mismo que tienen acceso y es de conocimiento para todos los entrenadores y representantes de los participantes en nuestra liga.
Nosotros entendemos la molestia de algunos padres de familia con relación a esta determinación. Pero debemos actuar en concordancia a la reglamentación utilizada en nuestros torneos, ya sea Primera División Aficionada, Tercera División o Liga Menor, como en este caso.
Sumado a esto, comprendemos que los restantes jóvenes no tienen la culpa del actuar de las personas que los dirigen, pero nuestro deber es velar por la transparencia y el Juego Limpio, asimismo, actuar con mano dura contra las personas u organizaciones que deseen manchar este deporte.
En este caso, la situación no es solo la utilización de un jugador con otro nombre, sino, que se utiliza la información personal de varios niños con el fin de “ganar un partido”, sin medir que esto puede marcar negativamente a estos niños, además, de frustrar sus sueños a nivel deportivo promueve el “Ganar” utilizando la trampa. Aspectos que no debemos permitir.
Adicional a esto, intentamos salvaguardar a los jóvenes participantes, manteniendo igualdad de condiciones en cada una de las categorías.
Esperamos que esta información aclare los comentarios y dudas con relación a este tema y respalde nuestro actuar.