La jornada seis de la Primera División de la Liga Nacional de Fútbol Aficionado se vio afecta por las inclemencias del clima y las malas condiciones en las que se encontraron algunas canchas del Valle Central, así como en el Pacífico costarricense.

El juego que se vio directamente afectado por la rayería fue el que se llevaba a cabo entre Microfútbol Tibás  y Asociación Deportiva Ciudad Colón que se tuvo que suspender por la fuerte rayería que imperaba en la zona.

Por su parte, los partidos correspondientes al grupo H Puntarenas, no se pudieron realizar debido a que las canchas donde se tenían que jugar estaban en muy malas condiciones. Los encuentros que ni siquiera arrancaron fueron: Hojancheña – Esparza, Nandayure – San Buenaventura, Isla Venado – San Luis.

Otro de los juegos que también tuvo que suspenderse fue el del Liceo Santa Cruz – Deportivo Upala FC porque la cancha no lucía de buena manera. El grupo de Cartago también sufrió con la no realización del partido entre Asociación Deportiva Lankester y el Municipal Guarco, mismo que estaba pactado para la 1 de la tarde, en la cancha de Dulce Nombre. Reducto deportivo que ha sufrido por los fuertes aguaceros de los últimos días que han azotado la provincia brumosa.

Luis Jiménez, Tesorero de la junta directiva de Primera División, explicó que el partido suspendido por el mal tiempo deberá reprogramarse porque se paró el cronómetro a los 20 minutos del complemento, por lo que se deberá continuar con lo que resta para cumplir con el tiempo reglamentario.

“Los que no se pudieron realizar habrá que buscarle un espacio en lo apretado que del calendario”, comentó Jiménez. “Este lunes en reunión hay que conversar con los representantes para llegar a un acuerdo”, comentó.