La Liga Nacional de Fútbol Aficionado (Linafa) junto con la Universidad Nacional (UNA) y la Universidad de Costa Rica (UCR) realizaron un convenio para ejecutar estudios científicos con el fin de determinar el posible daño cerebral al que se someten los niños y niñas al golpear el balón con su cabeza en un entrenamiento o partido de fútbol.

Y es que para el profesional de Linafa, Wilson Piedrahita Gómez, el tema de la encefalopatía traumática crónica (enfermedad neurodegenerativa asociada a la acumulación de golpes en la cabeza) es de suma importancia, razón por la cual se lo presentó a toda la parte administrativa de Linafa, liderada por Juan Carlos Román Hernández, después de visitar la clínica de Dr. Michael Lipton en Nueva York, Estados Unidos, y de analizar el segundo estudio ahora por parte del Dr. Willie Stewart, de la Universidad de Glasgow, Escocia.

«Linafa se ha comprometido en cabeza de nuestro presidente Juan Carlos Román creando un convenio con la UNA y que ahora incluirá a la UCR, porque entendimos que este es un tema que ya no se puede dejar pasar, hace un año y medio lo planteamos aquí y fue bien recibido por la parte directiva de mi empresa Linafa y ahora mismo estamos tras eso, nosotros en los últimos seis meses después de  firmar ese preconvenio con las universidades hemos dicho que si los científicos determinan de que esto es real, de que el daño está, nosotros (Linafa) somos los que vamos a encargarnos de prohibir el golpe de cabeza en los niños de estas edades (…)», indicó Piedrahita.

Declaraciones del profesor Wilson Piedrahita en el espacio Hablemos de Linafa (ver a partir del minuto 22):

 

#HablemosDeLinafa – Hoy nos acompaña el profesor Wilson Piedrahita Gómez para conversar acerca de la Preselección Nacional Aficionada y de como influye el golpeo de cabeza del niño y niña futbolista en el cerebro.

Posted by Linafa on Friday, 8 November 2019

 

¿Qué es la encefalopatía traumática crónica?

Pese a que los expertos coinciden en que el riesgo de sufrir conmociones cerebrales graves en el fútbol es menor que en otros deportes de contacto como el fútbol americano, el boxeo o el rugby, también enfatizan que el repetido uso de la cabeza que se da en el balompié hace que los jugadores también puedan padecer problemas a largo plazo que pueden disminuir notablemente su calidad de vida.

La principal preocupación de los especialistas es la llamada encefalopatía traumática crónica (CTE, por sus siglas en inglés).

La CTE puede desarrollarse fruto de las diversas conmociones cerebrales que los deportistas sufren a lo largo de sus carreras y que en el pasado se ha asociado con el boxeo, siendo conocida como demencia pugilística.

Esta patología –que sólo puede comprobarse en exámenes post mortem– fue constatada hace unos años en las autopsias que expertos estadounidenses realizaron a decenas de exjugadores de fútbol americano que murieron a una edad temprana, algunos de ellos quitándose la vida.

Y es que según los médicos, la CTE, que se manifiesta en un daño agudo del tejido cerebral, puede provocar pérdida de memoria y de funciones cognitivas, así como cuadros de depresión, insomnio y ansiedad, entre otros síntomas.

Cambios solicitados

Christopher Nowinski, codirector del Centro para el Estudio de la Encefalopatía Traumática de la Universidad de Boston, lleva años alertando sobre las consecuencias de las conmociones cerebrales y esto le menciono a www.bbc.com en una entrevista.

«Las reglas de la FIFA en lo que concierne a las conmociones cerebrales están muy por detrás de las que se aplican en otros deportes y eso se demostró en el Mundial de Brasil, cuando permitieron que futbolistas que habían quedado inconscientes siguieran jugando, poniendo en riesgo su salud «, señala Nowinski en conversación con BBC Mundo.

«Conocemos las consecuencias que puede tener la CTE y por eso es necesario introducir cambios. Cada año miles de jóvenes ven sus vidas afectadas por conmociones cerebrales, lo que se podría prevenir con la educación y el tratamiento adecuados».

Nowinski reconoce que el número de jugadores que sufren conmociones cerebrales en el fútbol americano es mayor, pero cree que el fútbol está «en la misma zona de peligro y eso no se debe ignorar».

El experto de la Universidad de Boston también opina que se deberían introducir cambios en la práctica del fútbol infantil y juvenil, retrasando la edad a la que se permite cabecear la pelota hasta los 13 o 14 años.

Antes de esa edad los niños no tienen los músculos del cuello lo suficientemente desarrollados como para absorber adecuadamente los impactos en la cabeza.

 

Enlaces con notas periodísticas a nivel mundial:

 

  • https://elpais.com/deportes/2015/11/11/actualidad/1447218842_162174.html?rel=mas?rel=mas
  • https://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/09/140906_deportes_futbol_conmociones_cerebrales_golpes_cabeza_jg
  • https://www.abc.es/deportes/futbol/20130410/abci-cabezazos-menores-balon-201304091559.html
  • https://www.scientificamerican.com/espanol/noticias/deberiamos-permitir-a-los-ninos-jugar-futbol/
  • https://elpais.com/deportes/2019/10/28/actualidad/1572294932_917148.html

 

Fuente: https://www.bbc.com/

Foto: Tomada de Internet del sitio https://elpais.com/